Make your own free website on Tripod.com

Instituto Tecnológico de Tepic

Administración para Ingenierías

Caso Estudio

Hershey se vuelve sano

En los anos noventa los costos de los gastos médicos se han disparado, han crecido durante varios anos a un ritmo anual superior al 15 por ciento. Las compañías han cargado con buena parte de este peso en razón de 105 paquetes de prestaciones que ofrecen a 105 empleados. Aunque muchas compañías han probado una serie de estrategias para reducir 105 costos en 105 pasados 10 anos, 105 costos de 105 gastos médicos de las corporaciones siguen subiendo. ¿Que debe hacer una empresa? En el caso de Hershey Foods Corporation, la respuesta fue un programa de incentivos para la salud. Hershey tomo la decisión de concentrarse en la salud de 105 empleados en 1991, después de que una empresa de asesoría externa atribuyo entre 25 y 35 par ciento de los costas de gastos médicos de Hershey al estilo de vida de los empleados. Así, Hershey se dedico a crear incentivos para fomentar la "salud" de 105 empleados.

En abril de 1991, Hershey lanzo un programa piloto de incentivos para la salud, para sus 624 empleados asalariados de la oficina central de Pennsylvania. EI programa fue diseñado para reducir los factores de riesgo para la salud que se pueden modificar, par ejemplo, el fumar y la presión sanguínea alta, con el propósito de disminuir las erogaciones de la empresa para gastos médicos y de acuerdo con la filosofía de Hershey, que establece "una clara preocupación par las personas y un gran interés par cada empleado", para mejorar la salud y la moral de los empleados.

Llevamos muchos años interesándonos par la salud y el bienestar de 105 empleados, comenta Rick Dreyfuss, director de remuneración para ejecutivos y prestaciones para empleados de Hershey. Ahora, hemos dado un paso mas, ligando la salud de 105 empleados a 105 costas anuales de 105 gastos médicos.

Con el programa experimental que, de tener éxito, se extendería a 105 11, 000 empleados de Hershey, la gente recibía debitos o créditos, de acuerdo con la calificación que obtenía en ciertos factores de riesgo. Par ejemplo, en 1993, 105 empleados que no fumaban obtuvieron 48 dólares, que podían tomar en efectivo o aplicar a las erogaciones de su programa de prestaciones. Sin embargo, ese año, 105 empleados que fumaban tuvieron que pagar hasta 444 dólares. Otras categorías comprendían la presión sanguínea, la regularidad de ejercicio aeróbico, el peso y el nivel de colesterol. Los empleados bajo atención medica, dentro de cualesquiera de: las categorías, eran considerados "neutrales en cuanto a costos" y no recibieron ni recompensa ni sanción. Aunque el peso, la presión sanguínea y el nivel de colesterol fueron medidos, confidencialmente, par el departamento medico de la empresa, Hershey confió en un sistema de palabra de honor para determinar si los empleados fumaban o hacían ejercicio en forma regular.

Confiamos en nuestros empleados de la responsabilidad de jugar limpio, dice Dreyfuss. ¿Son exactos al 100 por ciento? Estoy seguro que no.

No obstante, Hershey decidió aplicar el sistema de palabra de honor par respeto a sus empleados.

EI programa con base en incentivos arroja resultados impresionantes en el primer ana para los empleados de Hershey, sobre todo a la luz del éxito limitado logrado par otros programas de salud y estrategias para modificar las costas. Una encuesta de los participantes en el programa, en el primer año, arrojó que la mitad de ellos había cambiado su estilo de vida de alguna manera. Casi un 30 par ciento de los encuestados dijo que había empezado a hacer ejercicio con más regularidad y que había bajado sus niveles de colesterol.

Sin embargo, el programa también se ha topado con bastante resistencia.

Algunos empleados consideraron que se trataba de lo mejor que hubieran hecho jamás, señala Dreyfuss. Otros eran de la opinión de que la empresa se estaba entrometiendo mas de lo debido en su vida personal.

Uno de ellos es Earl Light, gerente de negocios del Local 464 del Sindicato de Trabajadores de Panadería, Pastelería y Tabaco, el cual representa a 2,800 empleados de la fábrica de Hershey.

No acabo de aceptar ningún programa que dicte un estilo de vida, explica. No tengo problema alguno con los programas que ofrecen incentivos para la salud, pero pienso que uno no debe sancionar a quienes no cumplen con los parámetros de la empresa. Nuestro sindicato definitivamente no aceptara este programa y creo que hablo par todos los sindicatos.

No obstante, a pesar de las objeciones del sindicato, Hershey ha continuado con el programa.

No opino que estemos dictando un estilo de vida ni entrometiéndonos en la intimidad, afirma Dreyfuss. Sencillamente, pensamos que los empleados se deben hacer cargo, en términos financieros, del sistema de los gastos médicos.

1. ¿Ha llegado demasiado lejos Hershey? ¿Por que sí o no? 2. ¿Como influye este programa en el reclutamiento?

3. ¿Hasta que punta debe el departamento de administración de recursos humanos de una compañía influir en el estilo de vida de los empleados?

4. ¿Qué grupos de interés se ven afectados par un programa de este tipo?

5. “Evalúe el programa de acuerdo con el modelo de las cuatro “C” (competencia, compromiso, congruencia y costas efectivos).

Elaborado y compilado por: M. A. Zochil Palacios Castillo