Make your own free website on Tripod.com

Instituto Tecnológico de Tepic

Administración para Ingenierías

Caso Estudio

¿Bankamerica Corporation recupera el control?

Bankamerica, que fuera alguna vez el banco más grande de Estados Unidos, fue clasificado en el lugar 299 entre las 300 mejores compañías identificadas por la revista Fortune durante los años ochenta. Se le consideró además en este grupo entre las compañias menos respetables en términos de calidad de administración, capacidad de innovación y otras características. Esto fue en la década de los ochenta. En 1996, BankAmerica ocupó el tercer sitio entre los 10 mejores bancos comerciales identificados por Fortune.

A principios de los ochenta, este banco era uno de los más rentables de Estados Unidos. Tenía entonces más de 87 000 empleados y más de 2000 oficinas alrededor de 100 países. Pero en un periodo de 5 años, préstamos por más de 4000 millones de dólares, principalmente a compañias constructoras de casas, empresas de servicios de embargue, agricultores y clientes extranjeros, resultaron incobrables. Samuel Armacost declaró en 1986 que la situación estaba bajo control, pero en ese mismo año el precio de las acciones disminuyó agudamente. Fue necesario vender el edificio de las oficinas generales en San Francisco, así como, en 1987, la empresa Charles Schwab & Co., subsidiaria de intermediación bursátil de Bankamerica.

El banco había ampliado sus actividades hipotecarias en 1979 y 1980 con la expectativa de que las tasas de interes descenderían. Por el contrario, a principios de los años ochenta se dispararon. Atada a bajas hipotecas pero obligada a pagar altas tasas de interes sobre depósitos, la institución resintió una carga enorme. La desregulación resultó en la liberación de los topes de las tasas de interes y generó condiciones excesivamente dinámicas para las que la mayoría de las instituciones financieras no estaban preparadas. Las operaciones de las asociaciones de ahorro y crédito redujeron a un nivel prácticamente bancario. El incremento de la competencia derivó en menores márgenes, lo que provocó a su vez la quiebra o adquisición por otras instituciones. General Motors por ejemplo, se convirtió en uno de los principales prestamistas de fondos para consumo. Otras empresas que se incorporaron entonces a la actividad financiera fueron Sears, Ford Motors Company, National Steel, General Electric y american Express, por mencionar unas cuantas.

Como muchos otros bancos, BankAmerica también hizo préstamos a países subdesarrollados. Una de las razones de ello fue la intención de dispersar los riesgos de ahorradores e inversionistas. Sin embargo algunos de estos préstamos resultaron incobrables.

Con el paso del tiempo, sin embargo BankAmerica recuperó el control de sus operaciones. En 1997 fue clasificado por Fortune en el sitio 136 entre las 431 mejores compañías. Pero lo más importante es que en 1995 se le haya concedido el sexto y en el tercer lugar entre los diez mejores bancos comerciales.

¿Perdió el control BankAmerica? Si su respuesta es “sí”, ¿cómo pudo ocurrir tal cosa?

¿Qué protecciones le recomendaría aplicar a BankAmerica para que eso no vuelva a ocurrirle? ¿Qué propondría, por ejemplo, para que los ejecutivos de crédito no hagan préstamos riesgosos?

 
Elaborado y compilado por: M. A. Zochil Palacios Castillo